Un modo muy simple y aun más bonito de diseñar la habitación funcional de una princesita. Los muebles y los accesorios – aunque muy de niña – son sobre todo muy universales, por eso crecen junto a la niña. El tono final se debe al fotomural naturalista de amapolas, que nunca pasa de moda ni se hace aburrido.